No es fácil mantener vivo un blog de salud a lo largo del tiempo. Si ya tienes uno, es probable que con más o menos frecuencia te sientas bloqueado a la hora de buscar nuevos temas para escribir y por más que lo intentes no encuentres la inspiración suficiente para encontrar contenidos que sean originales, interesantes, entretenidos y/o útiles para tus lectores.

En este punto podría venirte bien tener en mente algunos consejos que te ayuden a ponerte en marcha, desbloquearte y seguir adelante.

¿Cómo buscar temas para escribir en tu blog de salud?

1 Piensa en las preguntas que tus pacientes o clientes te hacen con mayor frecuencia. Trata de responderlas con naturalidad.

2 Profundiza en aquellos temas que más te interesan y ofrece así contenidos muy especializados. Esto te ayudará a diferenciarte de cualquier otro profesional y podrás hacerlo de una forma especialmente fluida al ser algo que te gusta mucho.

3 Busca e investiga aquellos foros en los que se habla sobre cuestiones relacionadas con tu actividad profesional. Fíjate en los temas y afirmaciones que generan más comentarios, para a partir de ahí elaborar y publicar en tu propio Blog de Salud artículos que aporten información rigurosa sobre esas cuestiones.

4 Igualmente, busca y revisa aquellos medios, blogs y webs –así como sus respectivas redes sociales- que traten cuestiones relacionadas con tu especialidad. Fíjate en los artículos, noticias y comentarios que generan más interés y a partir de ahí crea contenidos propios aportando tu propio enfoque.

5 Si tienes seguidores activos en tus redes sociales, pregúntales de qué quieren que escribas. Haz encuestas si es necesario.

6 Trata de recordar todas esas afirmaciones imprecisas o falsos mitos que están relacionados con tu especialidad y suelen ser habituales en las conversaciones cotidianas. Seguro que te inspiras para desmontar lo que corresponda.

Hay muchas más estrategias que pueden ayudar a encontrar nuevos temas para publicar, de forma que el blog de salud pueda mantenerse vivo a lo largo del tiempo.

¿Cuáles usas tú con mayor frecuencia?