Equivocarse a la hora de elegir un nombre de dominio para tu clínica o consulta puede perjudicar a tu proyecto por diferentes motivos, hasta el punto de que podría ser conveniente cambiarlo incluso cuando ya está todo en marcha, lo cual sería incómodo, implicaría un coste económico y podría resultar perjudicial a nivel de posicionamiento web.

En este artículo puedes leer algunos consejos que pueden ayudarte a elegir dominio o al menos minimizar errores en la medida de lo posible, además de conocer algunos aspectos básicos a la hora de elegir un nombre para tu proyecto que podrían resultarte de interés.

Algunos conceptos previos que te ayudarán a no perderte en el proceso de elección de dominio

¿Qué es un dominio?

Un dominio es el nombre que permite identificar a nuestro sitio web en Internet (p.e: multiplicasalud.com, ruber.es, elpais.com). Es decir, para que una web pueda ser identificada por un navegador de Internet necesita de un dominio asociado a la misma.

Todos los dominios cuentan con dos componentes: el nombre de dominio (multiplicasalud, ruber, elpais) y la extensión (.com, .es, .org, etc.).

Extensiones de un dominio

En Internet solo puede haber un sitio web para un nombre de dominio y una extensión determinada.

Un mismo nombre de dominio asociado a extensiones diferentes da lugar a dominios diferentes. Por ejemplo, tudominio.com, tudominio.es y tudominio.net son dominios diferentes.

Si estás desarrollando profesionalmente un proyecto podría convenirte contratar el dominio para las principales extensiones (.com, .es y .net). De esta forma evitarás (aunque solo en parte, pues existen decenas de extensiones) que alguien pueda comprar un dominio que solo se diferencie del tuyo en la extensión, lo cual podría generar confusión.

Por otro lado, es posible que te interese redirigir todos esos dominios con extensiones variadas a un único dominio principal (p.e: .es y .net redirigidos a .com). Si escribes en tu navegador multiplicasalud.es, observarás que te redirige a multiplicasalud.com (lo cual se logra mediante una redirección).

¿En qué se diferencian dominio, marca, nombre comercial y denominación social?

Toda empresa necesita identificarse mediante un nombre. Sin embargo suele haber confusión al respecto de este asunto, porque dependiendo del uso que pretendas darle a ese nombre, puede ser posible utilizarlo o no, y además requerirá diferentes gestiones y registros.

La confusión también puede venir a la hora de no diferenciar conceptos como marca, dominio, nombre comercial y denominación social, así que para aclarar estas dudas vamos a hacer un breve resumen de qué es cada una de ellos:

La marca es la concesión de un derecho en exclusividad que te proporciona la capacidad de identificar un producto o servicio. Esta identificación no se limita al nombre, sino a un concepto más amplio que incluye imágenes, figuras, gráficos o incluso productos físicos. Para registrar una marca hay que acudir a la Oficina española de patentes y Marcas y realizar allí la gestión oportuna.

El nombre comercial es el que distingue a la empresa que fabrica o vende un producto, y por tanto una empresa puede fabricar productos diferentes y asignarles distintas marcas. La denominación social es el nombre con el que la empresa se constituyó jurídicamente, es decir, el que figura en el Registro Mercantil, y que especifica el tipo de sociedad con el que se ha constituído. Y finalmente el nombre de dominio es el que identifica la presencia de esa empresa en internet, que puede coincidir o no con cualquiera de los anteriores y que no exige ningún trámite presencial, sino que se reserva online mediante el pago de una cantidad anual.

¿Qué conflictos pueden surgir a la hora de elegir nombre?

Al darse esta situación, es frecuente que haya casos en los que utilizar un determinado nombre no sea posible, bien porque alguien ya lo haya elegido antes para el uso que pretendemos darle o bien porque tenga adquiridos ciertos derechos sobre él.

Si por ejemplo, a la hora de elegir tu denominación social ya hay una marca que ha registrado ese nombre, habrá que tomar en consideración que no podremos utilizarlo con fines comerciales, ya que esos derechos han sido previamente adquiridos.

Y en el tema de los dominios sucede tanto de lo mismo, puede que a la hora de registrar un dominio éste figure como disponible, pero que coincida con el nombre de una marca, que no lo ha reservado pero que tiene todos los derechos identificativos sobre tal nombre.

¿Cómo evitar problemas a la hora de elegir nombre?

Para evitar este tipo de problemas lo mejor es tomarse su tiempo en la elección, y tratar de que todos o casi todos los nombres que se pretende registrar (dominio, marca o nombre comercial) sean coincidentes y no estén siendo utilizados por nadie.

Esto exige un cierto trabajo de investigación previo que puedes encargar a un asesor, y que te evitará conflictos a posteriori. Piensa que descuidar este asunto puede hacer que te veas involucrado en conflictos legales, y lo que es peor, pueden acabar por arrebatarte el uso de un nombre en el que has invertido dinero y esfuerzo para que sea reconocible.

Consejos para elegir nombre de dominio.

Cómo elegir el nombre de dominio para tu clínica o consulta

Elegir un nombre de dominio para tu clínica o consulta es una decisión importante, no en vano el nombre es el modo en que van a reconocerte y lo que va a definir en gran medida la percepción que otros tendrán sobre tu proyecto. De ahí que necesites elegir un nombre con el que te sientas cómodo y que sea representativo de lo que ofreces.

Probablemente no será fácil dar con uno que te convenza a las primeras de cambio, pero no te desanimes. Plantéate preguntas, y las respuestas a dichas preguntas irán abriendo posibilidades en tu imaginación.

Si estás bloqueado, puede ser útil que te plantees alternativas como las siguientes:

• Incluir tu apellido

• Incluir el nombre de la ciudad.

• Incluir alguna referencia a tu actividad (psico, psicología, dr, doctor, fisio, etc.)

• Inventarse un nombre completamente partiendo de aspectos característicos o representativos de tus servicios.

Dominio de palabra clave

Si te cuesta generar ideas puedes comenzar por anotar cuestiones como cual es tu especialidad y el perfil del paciente al que te diriges, y a partir de ahí tratar de encontrar nombres atractivos que encajen en lo que quieres transmitir. Pero tampoco puedes olvidarte de que gran parte de la utilidad de un dominio es poder ser encontrado con facilidad por parte de posibles pacientes, y por ello el SEO (posicionamiento en buscadores) es importante.

Para conjugar ambos aspectos puedes usar un nombre de dominio que incluya tu especialidad (o una referencia a ella) o que incluya tu especialidad y la ciudad donde llevas a cabo tu actividad, que es una de las formas más frecuentes en las que la gente busca a un profesional sanitario en internet.

Por ejemplo: Dentista Oviedo es el modo en el que probablemente una persona que reside en esta ciudad buscará a un dentista cuando lo necesite, por lo que si reservas el dominio dentistaoviedo.com es posible que aumenten las posibilidades de que sea tu clínica la que aparezca en primeras posiciones y logres captar a ese potencial paciente.

Parece, por tanto, que los dominios de palabra clave favorecen el posicionamiento, pero a su vez conviene tener en cuenta que quizás no siempre sean la mejor opción para construir una marca, como quizás ocurre con dentistaoviedo.com, que posiblemente suene demasiado genérico. Además, existe un mayor probabilidad que estos dominios ya estén siendo utilizados por otros centros o lo hayan registrado compañías o personas que solo los vendan a un precio muy elevado al saber que suelen tener una mayor demanda.

Junto al nombre de la ciudad y la especialidad (y sus términos derivados), también podemos considerar palabras clave otros términos relacionados con la actividad sanitaria como “doctor”, “dr” o “clínica”, lo que puede dar lugar a dominios como clinicacentro.com, madridclinic.es o dermadoctor.es, que pueden funcionar bien, pero al igual que se comentó en el párrafo anterior, si el dominio solo está formado por términos clave hay que valorar el riesgo de sonar demasiado genéricos y/o la mayor probabilidad de que ya esté registrado.

Dominio de marca

Los dominios de marca se forman a partir de un concepto inventado o representativo de la propia marca y no se basan en ninguna palabra clave.

Algunos ejemplos podrían ser: fjd.es (Del Hospital Fundación Jiménez Díaz), mdanderson.es, soniacervantes.com, teknon.es o vivanta.es.

Favorecen la creación de una marca de cara a los pacientes y a medio / largo plazo parece que Google puede interpretarlos como un factor de estabilidad del proyecto.

En cuanto a las desventajas, es posible que, sobre todo al principio, ayuden menos a nivel de SEO (si bien cabe mencionar que hay decenas de factores de posicionamiento, siendo el nombre de dominio solo uno de ellos) y en general pueden dar lugar a más errores en el proceso de creación (enfoque erróneo, ambigüedad, elegir un nombre que sea difícil de escribir o recordar, etc.).

Combinación de dominio de marca y de palabra clave

Puede ser una buena opción intentar una combinación de dominio de marca y de palabra clave . Personalmente es una alternativa que siempre me gusta valorar: drsaez.com, clinicasanchez.com, vitalclinic.es, drgomezmadrid.es, etc.

Consejos finales para elegir un nombre de dominio para tu clínica o consulta

A la hora de elegir un nombre de dominio para tu clínica o consulta, más que el ingenio o la brillantez importa la practicidad. Por eso no cometer errores es el primer paso. Unos sencillos consejos de sentido común que pueden ayudarte son los siguientes:

• Es recomendable que tu nombre suene profesional: en el mundo de la salud se espera seriedad, por lo que no tiene mucho sentido pretender sonar excesivamente creativo. En principio, cuanto menos te alejes de los estándares, mejor.

• Apuesta por un nombre de dominio que sea fácil de recordar, pronunciar y escribir: por eso es preferible que los dominios sean cortos, claros (p.e. puede resultar confuso cuando aparecen dos letras seguidas duplicadas (alvaroosteopata.com)) y no incluyan caracteres extraños (guiones, exclamaciones, etc.).

• Evita poner alguna referencia a la localidad / región (psicocadiz, por ejemplo) si ofreces servicios que vayan más allá de esa zona o crees que en el futuro podría ser así.

Espero que estos consejos te sirvan a la hora de elegir un nombre de dominio para tu clínica o consulta. Y por supuesto, ¡asegúrate sobre todo de que el nombre que eliges se encuentra disponible y no te va generar conflictos!